Tipos de instalación solar


La energía solar fotovoltaica permite obtener electricidad a través de los rayos del sol mediante la instalación de placas solares fotovoltaicas. No todos los paneles son adecuados para cualquier instalación, sino que depende de ciertas características de consumo y situación, serán conectadas o aisladas de la red.


Instalación fotovoltaica aislada

Este tipo de instalación no tiene conexión a la red eléctrica convencional y, por tanto, la energía se obtiene exclusivamente de la misma instalación. Las personas que opten por este tipo de paneles no pagarán factura de luz ni crearán excedentes y solo tendrán acceso a la energía que ellos produzcan. Para poder tener luz en las horas sombrías, será necesaria la instalación de baterías que acumulará la energía para utilizarla posteriormente.

Este tipo de placas son las más beneficiosas para viviendas y negocios que se están aisladas de la red como granjas o casas en el campo, por ejemplo.


Instalación fotovoltaica conectada a la red

Esta variedad se instala conectada a la red eléctrica convencional y, por ello, sí conlleva el pago de factura de luz, con un precio hasta un 60% menos de lo habitual. En este caso, el cliente puede elegir si quiere o no baterías pues puede consumir de la red eléctrica convencional en las horas sin sol.

Además, con conexión a la red se puede volcar la energía no utilizada a ésta y así aumentar el ahorro, pues genera beneficios económicos por los excedentes producidos.


En Acquaener trabajamos con ambas tipologías de instalaciones. Puedes ponerte en contacto con nosotros y buscaremos una solución a medida para tus necesidades.